logo calmatel
General

Yoga para principiantes: los errores que NO deberías cometer

28 enero 2020

El yoga está de moda, esto es un hecho. Seguro que has oído a amigos y amigas hablar sobre esta actividad y sus múltiples beneficios. También puede que en tu gimnasio ofrezcan clases de yoga y hayas querido probarlas, pero no tengas claro si es bueno para ti. En este post hablaremos sobre los beneficios de esta práctica, errores comunes que podemos realizar y algunos ejercicios básicos para que vayas probando.

¿Qué es el yoga?

El yoga es una disciplina milenaria que aborda el ejercicio físico, mental, emocional y espiritual, para aportar equilibrio y salud a la persona. El yoga surge en India y es una práctica de meditación común en el hinduismo y el budismo. Se ha popularizado en Occidente debido a los beneficios que aporta y a su adaptabilidad.

Existen diversos estilos de yoga que se diferencian por su nivel de dificultad y por la característica en la que se centran (flexibilidad, fuerza, etc.), pero todos persiguen un objetivo común: la unión entre la mente y el cuerpo.

Beneficios del yoga para la salud

Todo el mundo sabe que el yoga puede ayudarte a mejorar tu estado físico, a ganar flexibilidad y a corregir la postura, pero practicar yoga puede ser beneficioso además porque:

  • Reduce la presión arterial y la frecuencia cardíaca
  • Reduce el estrés y ayuda a la relajación
  • Mejora la coordinación y disminuye la sensación de fatiga
  • Ayuda a la digestión, a descansar mejor y a aumentar la confianza en uno mismo.
  • Ayuda a equilibrar en sangre los niveles de glucemia, colesterol y diversas hormonas relacionadas con el estrés crónico y agudo.

Es una práctica muy adecuada para las personas que padecen algún tipo de cuadro ansioso, depresivo o dolores crónicos. Actualmente, se ha convertido en una disciplina muy recomendada también entre deportistas, ya que ayuda a equilibrar el balance muscular general.

Yoga para principiantes: errores comunes que puedes cometer

Muchas personas piensan que el yoga es una práctica deportiva sencilla que no implica preparación, compromiso, ni pautas adecuadas a la hora de su realización. Dependiendo del tipo de yoga realizado el impacto físico será mayor o menor, pero en general supone trabajar casi todas las zonas del cuerpo, por lo que tenemos que tener en mente un par de consideraciones antes de empezar esta práctica.

  • PRACTICAR DE FORMA AUTÓNOMA SIN TENER UNA BASE. El yoga es seguro para casi cualquier persona, pero tenemos que tomar una serie de precauciones si es la primera vez que lo realizamos. Al menos durante las primeras sesiones, es recomendable ir a clase con un profesional, para que nos ayude a corregir las malas posturas y que adapte los ejercicios a nuestro estado físico actual, sobre todo si padecemos cualquier patología.
  • NO CALENTAR NI ACABAR LA SESIÓN. Este error suele ir relacionado con el practicar yoga sin un profesor o profesora. Saltarse los ejercicios introductorios puede acarrear grandes problemas, porque no preparar el cuerpo para la actividad facilita la aparición de lesiones. Del mismo modo, si al terminar la parte física más importante no realizamos la relajación final, no conseguiremos todos los beneficios de esta práctica. La última fase ayuda a integrar todos los anclajes y estiramientos trabajados durante la sesión, mientras controlamos la respiración, eliminamos tensiones acumuladas y entramos en un estado de armonía cuerpo-mente.
  • FORZARSE Y EXPERIMENTAR DOLOR. El yoga puede ser una actividad dura y complicada, pero no significa que debamos aguantar el dolor y estar sufriendo durante toda la sesión. Si forzamos más de lo que puede aguantar nuestro cuerpo, no conseguimos relajarnos e incluso podemos acabar lesionados. El dolor puede ser el síntoma de un ejercicio mal realizado o de que estamos sobrecargando nuestro cuerpo. Si esto ocurre, no dudes en parar y consultarlo con la persona encargada de impartir la clase.

Tres ejercicios para iniciarte en el yoga

Los ejercicios de yoga pueden complicarse conforme avances en la disciplina, pero aquí te proponemos unos bastante sencillos para que empieces a practicar.

  • UTTHITA BALASANA. POSTURA DEL NIÑO CON LOS BRAZOS EXTENDIDOS: Arrodíllate en el suelo y siéntate sobre los talones. Estira los brazos hacia delante deslizando las manos por el suelo, flexionando la cintura y llevando el pecho hacia las rodillas. Estira los brazos y la espalda todo lo que puedas, acercando los hombros a las orejas. El inicio del estiramiento debe de venir del coxis, notando como las vértebras se expanden.
  • BHUJANGASANA. POSTURA DEL PERRO CON LA CABEZA EN ALTO: Túmbate en el suelo en decúbito prono (boca abajo). Pon las manos debajo de los hombros e impúlsate para levantar el torso todo lo posible, hasta que la espalda se arquee hacia atrás y la cabeza mire al frente. Si puedes, estira tu cuerpo hasta que se levanten un poco las caderas del suelo. Conseguida esa posición, puedes llevar la cabeza hacia atrás, tirando desde la nuca, para estirar toda la cadena muscular anterior.
  • UTTANASANA. POSTURA DE LA CIGÜEÑA: Estando en posición erguida, coloca los pies juntos. Inclina el tronco hacia abajo desde las caderas, acercando el tórax hacia tus rodillas mientras tus piernas están estiradas, intentando llegar con las manos al suelo. Si no puedes, con las manos abraza tus tobillos. Puede que al principio no puedas tocar el suelo, o que seas incapaz de abrazar tus tobillos. ¡No desesperes! Lo importante de esta postura es estirar la espalda, así que poco a poco, conforme vayas practicando, notarás que adquieres flexibilidad y que esta postura se vuelve más fácil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes consultar aquí nuestras Condiciones de Uso y Política de Privacidad

¿Quién es el responsable del tratamiento de los datos que nos proporcionas?

La entidad legal que recaba y trata tus datos como responsable del tratamiento es Almirall, S.A. Puedes encontrar más información sobre nosotros en https://www.almirall.es/es/.

¿Qué tipo de datos personales tratamos?

Tratamos los datos personales que nos proporciones durante el proceso de registro y también otra información personal que recabamos del uso de la plataforma, desde el punto de vista técnico, y también a través de las cookies.

¿Para qué finalidades tratamos tus datos?

Utilizaremos tus datos para facilitarte el uso de Calmatel.com y proporcionarte los servicios contenidos en esta plataforma (incluyendo comunicaciones electrónicas como por ejemplo nuestra newsletter que destaca los contenidos de Calmatel.com; (ii) mantenerte al día de otras novedades, actividades, productos y servicios de Almirall que pueda resultar de tu interés, a través de cualquier canal y, en su caso (iii) proporcionarte los contenidos y descargas que sean de tu interés.

¿Qué base legal nos legitima a tratar tus datos?

Nuestra legitimidad se basa en tu consentimiento específico y nuestro interés legítimo.

¿Durante cuánto tiempo vamos a guardar tus datos personales?

Tus datos personales serán almacenados y tratados hasta la más cercana de las siguientes fechas: la fecha en que nos solicites borrar tus datos y cancelar tu cuenta o bien hasta la fecha en la que Almirall deba cumplir con cualquier ley que resulte de aplicación en relación con el servicio prestado a través de Calmatel.com.

¿Vamos a compartir tus datos?

Tus datos no se compartirán con terceros que no sean los proveedores que nos ayudan a proporcionarte el uso de este Site.

¿Cuáles son tus derechos como interesado y cómo puedes ejercerlos?

El ejercicio de los derechos que previstos en el Reglamento General de Protección de Datos y demás legislación local aplicable será de aplicación de conformidad con las particularidades técnicas y organizativas del tratamiento de datos correspondiente.

Información adicional

Para más información, relacionada con la Privacidad y la Protección de Datos, clica aquí.

16 − 14 =

Indica tus datos para acceder a estos consejos y herramientas:

O mediante tu cuenta de facebook: