logo calmatel
calambres-en-las-piernas
Dolores musculares

Calambres en las piernas: por qué se producen y cómo tratarlos

09 marzo 2020

Todos hemos sufrido calambres en las piernas, rampas o se nos ‘ha subido el gemelo’ alguna vez haciendo ejercicio o mientras dormimos. La sensación es muy molesta, tanto por el dolor como por la imposibilidad de mover la zona donde nos ha dado el calambre. Por lo general, los calambres en las piernas son inofensivos y remiten rápidamente, aunque conviene acudir al médico si son muy severos, frecuentes o se asocian con hinchazón o debilidad muscular. Conociendo su causa y cómo tratarlos, podremos reducir su impacto e incluso prevenirlos.

¿Qué son los calambres musculares?

Los calambres musculares son contracciones involuntarias y súbitas de uno o varios grupos de músculos. Esta contracción se acompaña de dolor, sensación de agarrotamiento e incluso un bulto que corresponde a la contractura de la zona afectada. Suelen ser comunes tras el ejercicio físico, aunque pueden aparecer en periodos de descanso 0 incluso durante el sueño. Su duración es breve pero muy molesta, debido a la impotencia funcional y al dolor intenso que producen hasta que el músculo se relaja. Los calambres suelen durar dos o tres minutos, aunque la zona puede seguir dolorida un tiempo después.

¿Por qué se producen los calambres?

Las causas de los calambres son variadas. Pueden ser aislados, sin ningún tipo de patología asociada, o ser la manifestación de una enfermedad muscular o neurológica.

En el caso de calambres sin patología asociada, estos suelen deberse a:

  • Sobreesfuerzo muscular con aumento del trabajo muscular y, en consecuencia, aumento de su demanda energética.
  • Deshidratación y/o disminución de electrolitos en sangre (como sodio, calcio, magnesio y potasio), tanto por falta de ingesta por una alimentación deficiente como por aumento de las pérdidas en casos de diarreas y vómitos. Por ello es tan importante la reposición de líquidos durante el ejercicio.

No es infrecuente la aparición de calambres a partir del segundo trimestre del embarazo y suelen estar relacionados con la fatiga muscular. Se cree que están asociados al cansancio, a cambios de temperatura o a la permanencia en una posición que va agotando al músculo. Los calambres se producen principalmente durante la noche, cuando el cuerpo está en estado de relajación.

Si bien la mayoría de los calambres musculares son inofensivos, algunos pueden estar relacionados con enfermedades como la aterosclerosis que dificulta el riego sanguíneo, la diabetes, el abuso de alcohol, un hipotiroidismo no diagnosticado o la insuficiencia renal. Los calambres también pueden ser debidos a medicamentos que alteran el equilibrio electrolítico como por ejemplo los diuréticos.
Sin embargo, en muchos casos no se sabe cuál es la causa.

¿Dónde suelen aparecer los calambres?

  • Calambres en las piernas, sobre todo en el muslo (por su parte delantera en el cuádriceps y por su parte trasera en isquiotibiales) y en la zona de los gemelos o pantorrillas.
  • Calambres en los pies. En este caso debemos revisar nuestro calzado, por si es demasiado apretado y está comprometiendo la circulación sanguínea ya que esto puede provocar la aparición de calambres.
  • Calambres en los dedos de los pies. Por lo general, no nos debemos preocupar, pero si aparecen de manera continuada, sobre todo entre el tercer y cuarto dedo del pie, debemos consultar con un especialista para descartar una lesión nerviosa.

¿Cómo puedo evitar los calambres en las piernas?

No existe una fórmula mágica para eliminar los calambres, hay personas más propensas a sufrirlos que otras. Lo que sí que podemos hacer es seguir unas recomendaciones básicas que nos pueden ayudar a disminuir su aparición o intensidad.

  • Estira de forma regular. Realiza estiramientos suaves y progresivos antes y después de la actividad física. Si eres propenso a los calambres nocturnos, o cuando pasas muchas horas sentado, es recomendable realizar una rutina diaria de estiramientos para prevenirlos.
  • Evita la deshidratación. Es importante mantener hidratado tu cuerpo de forma adecuada, bebe lo suficiente en función de tu nivel de actividad física, si eres hombre o mujer, según el tipo de alimentación que sigues, el clima, etc. Especialmente durante y después del ejercicio. También es recomendable mantener hidratada la zona donde acostumbres a tener calambres de forma local mediante cremas o geles.
  • Controla tus electrolitos. Muchas veces, por culpa de una dieta inadecuada o por el exceso de sudor, nuestro cuerpo experimenta una pérdida elevada de electrolitos como potasio, magnesio, sodio o calcio. Es recomendable reponerlos si vemos que puede ser la causa de nuestros calambres, manteniendo una correcta alimentación e hidratación.
  • Lleva un calzado adecuado. Como hemos dicho, los calzados excesivamente apretados pueden comprometer la circulación sanguínea, provocando la aparición de molestos calambres en los dedos.
  • Visita al especialista. Si no consigues evitar los calambres, es importante visitar al médico para que te valore y te recomiende el tratamiento adecuado. Un fisioterapeuta también puede ayudarte a disminuir la aparición e intensidad de tus calambres.

Tratamiento para los calambres

Los calambres suelen ser de corta duración, por lo que normalmente no es necesario realizar ningún tratamiento específico. Aun así, a veces se pueden alargar hasta unos 15 minutos, dejando la zona sensible luego durante horas. En estos casos en los que la molestia es muy intensa, muy duradera o muy frecuente, es importante tratar la zona de forma específica para disminuir los efectos de los calambres o prevenir su aparición.

El tratamiento habitual recomendado es el siguiente:

  • Suspender la actividad que se estaba realizando e intentar estirar la extremidad afectada.
  • Masajear la zona aplicando calor para que se relaje el músculo y más tarde emplear hielo para reducir el dolor, aunque nunca de forma directa sobre la piel.
  • Aplicar cremas que reduzcan los síntomas de los calambres.
  • Ingerir líquidos y sales que repongan los electrolitos que pueden estar causando los calambres, por ejemplo potasio, magnesio, sodio o calcio.
  • Si se mantienen las molestias, un fisioterapeuta te podrá ayudar a aliviar el dolor y la inflamación posterior.

Los calambres aislados, o los producidos por el ejercicio físico o durante el sueño, no tienen porqué tener ninguna importancia. Tratarlos en el momento, para aliviar la sintomatología tan molesta, suele ser suficiente. Aun así, si se producen de forma muy intensa, muy duradera o muy continuada, no dudes en consultar a un especialista. Podrían ser síntoma de una enfermedad no diagnosticada.

Paula Aranda – Fisioterapeuta

N.º COLEGIADA 2385

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes consultar aquí nuestras Condiciones de Uso y Política de Privacidad

¿Quién es el responsable del tratamiento de los datos que nos proporcionas?

La entidad legal que recaba y trata tus datos como responsable del tratamiento es Almirall, S.A. Puedes encontrar más información sobre nosotros en https://www.almirall.es/es/.

¿Qué tipo de datos personales tratamos?

Tratamos los datos personales que nos proporciones durante el proceso de registro y también otra información personal que recabamos del uso de la plataforma, desde el punto de vista técnico, y también a través de las cookies.

¿Para qué finalidades tratamos tus datos?

Utilizaremos tus datos para facilitarte el uso de Calmatel.com y proporcionarte los servicios contenidos en esta plataforma (incluyendo comunicaciones electrónicas como por ejemplo nuestra newsletter que destaca los contenidos de Calmatel.com; (ii) mantenerte al día de otras novedades, actividades, productos y servicios de Almirall que pueda resultar de tu interés, a través de cualquier canal y, en su caso (iii) proporcionarte los contenidos y descargas que sean de tu interés.

¿Qué base legal nos legitima a tratar tus datos?

Nuestra legitimidad se basa en tu consentimiento específico y nuestro interés legítimo.

¿Durante cuánto tiempo vamos a guardar tus datos personales?

Tus datos personales serán almacenados y tratados hasta la más cercana de las siguientes fechas: la fecha en que nos solicites borrar tus datos y cancelar tu cuenta o bien hasta la fecha en la que Almirall deba cumplir con cualquier ley que resulte de aplicación en relación con el servicio prestado a través de Calmatel.com.

¿Vamos a compartir tus datos?

Tus datos no se compartirán con terceros que no sean los proveedores que nos ayudan a proporcionarte el uso de este Site.

¿Cuáles son tus derechos como interesado y cómo puedes ejercerlos?

El ejercicio de los derechos que previstos en el Reglamento General de Protección de Datos y demás legislación local aplicable será de aplicación de conformidad con las particularidades técnicas y organizativas del tratamiento de datos correspondiente.

Información adicional

Para más información, relacionada con la Privacidad y la Protección de Datos, clica aquí.

Indica tus datos para acceder a estos consejos y herramientas:

O mediante tu cuenta de facebook: